Ese merecido descanso

 

El hombre conoce el descanso, tal es su afán de rendirse al sueño. Ese sueño que ha buscado encontrar a lo largo de un día incesante de actividad.

Ha cedido el cuerpo al sueño reparador, a la pausa cotidiana que acaba al despuntar la mañana en el inmediato horizonte. A su lado, plácido, la sosegada compañía del asociado en las tareas.

Son las horas oscuras un remanso expresionista de aceptado tránsito del día anterior al siguiente; sin atisbo de doliente resignación.

Buen sueño en la noche que la Luna arropa. Al lado del hombre y sus aperos el entretenido aliado de las horas diurnas, recorriendo, silente también, la descansada tierra de labor.

 

La noche

Rafael Zabaleta: La noche (1952).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s