La segunda piel

 

Ajusta como un guante. Preciso, precioso. Me quedo embelesada mirando lo que ciertos ojos ven.

Cuando estoy a solas con mi recóndita vanidad, convencida de mi administrado aislamiento, a media luz gozosa, me impaciento por descubrirme a flor de piel en mi otra piel.

Me satisface la visión de mi idealizada apostura. Soy yo en mi atavío. Me visto con un amable dibujo de mí misma.

Un día de estos, ausente de prisas, sin precipitar los acontecimientos ni exigir una imagen reflejada magnánimamente en el espejo, indagaré por el rostro que mejor acompaña a tan ceñida configuración estética. Un rostro acorde con lo que ciertos espectadores desean.

Segunda piel

René Magritte: La filosofía en el camarín (1947).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s