La demente cordura

 

Unos son lo que parece mientras otros, probablemente los más, son lo que un convencionalismo resignado a las megalomanías cataloga, dispone y sitúa.

Steen piedra

Jan Steen: La extracción de la piedra (1670).

 

Los espacios que albergan la cordura y la locura anuncian a través de todos los canales propagandísticos que la aglutinante sociedad, por medio y virtud de sus dirigentes, arrienda las todavía muchas plazas vacantes. Intercambiables según imponga la productiva voluntad de los inventores de objetivos, tendencias y etiquetas.

Piedra Sanders

Jan Sanders van Hemessen: Extracción de la piedra de la locura (1550).

 

El sueldo de los operarios es envidiable, a la zaga le anda el de los figurantes primorosamente ataviados para la representación. Velado férreamente por los ángeles y por los demonios, el paciente declara sus cuitas en demanda de sanación. “Maestro, extráigame la piedra, mi nombre es Lubber Das”.

Piedra locura

Hieronymus van Aeken Bosch, el Bosco: Extracción de la piedra de la locura (1475-1480).

 

Asistido por la razón quirúrgica, el cirujano que hurga y manipula, alecciona con el remedio al mal de la independencia de criterio, al mal del libre albedrío, al mal de la voluntad exteriorizada.

La insumisión del hombre a la dirección única tiene su castigo y su canon. Al fin y al cabo, el poder coercitivo no es nada sin su plasmación y los ejecutantes aún menos sin premio, dádiva o recompensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s