Llegar

 

Es una idea obsesiva; es la obsesión por llegar. Es la necesidad de llegar. Llegar en algún momento, pronto mejor que tarde, antes a ser posible que después. A trancos, a zancadas, a pasos agigantados.

A la mirada humana se ofrece una figura, también humana, inmediatamente reconocible, desproporcionada en su cometido por alcanzar el sentido de su trayectoria. Es o puede ser cualquiera yendo de un lugar hacia otro mediando una distancia indefinida.

La figura es antigua, cual la de un antepasado que continúa evolucionando a través de todos los caminos ¿siempre lineales? que se ofrecen a su mudable condición humana. Los rasgos son insuficientes para definir la edad, las características que lo igualan o lo diferencian al resto o el ánimo. Tampoco la emoción se trasluce a la interrogante curiosidad del espectador.

No hay meta próxima que satisfaga completamente el ansia de movimiento. Es un vagar continuo donde pugnan con victorias alternativas la condena y el deseo.

Llegar

Alberto Giacometti: Hombre andando (1949).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s