Conmigo

 

Adivíname sin pronunciar palabra. Mi estricta confidencia es una incitación a la despedida.

Adivinadme sin estorbar a la hora del recogimiento. Llueve, también la lluvia es viento; la danza del viento es llama que llama. Dentro estoy yo, estoy dentro. Estoy. Cuelgo de mis raíces. Soy un adorado peluche, sílfide protectora de la infancia, que ata la lengua a su experiencia.

Solicito a la más alta instancia que la fantasía me invada.

Haceros a un lado, dejad paso a esta confesión sincera y serena. Necesito espacio para buscarme y un lugar, donde sea, para envolverme con el manto de mi memoria.

El silencio

Heinrich Füssli (o Fuseli): El silencio (1799).

 

Puedes creer que te ignoro o que soy víctima de la ignorancia que he cultivado un día y otro, y otro día que también cargo a mi espalda, cuyo peso, gran peso, empuja mi cabeza al regazo. Soy ignorante de mi ignorancia. Elijo el olvido. Hazme sitio fuera de la provocativa imaginación.

Yo os nombro con la boca tapada. Atesoro una larga serie de reproches y halagos, intercambiados, mientras la conciencia ajena, tal vez la mía os imita, debate sobre qué oculta mi levedad.

¿Sonríe, llora, medita? ¿Sonrío? ¿Lloro? ¿Medito?

Siento el peso de la gravedad. ¿Me abruma?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s