El débito a la inmortalidad

 

La pequeña dama de cuento mira desapasionadamente el mundo desde su pedestal. Sin un suspiro, sin un mal gesto.

Hace mucho que ha aprendido a soportar las muestras de afecto y de desprecio que recibe, en su postración, por parte de curiosos, ociosos o sentimentales en tránsito más o menos inducido.

 

Sirenita 2

 

Ella es toda una señora, escucha.

Es todo un símbolo, proclaman algunas voces.

Es la recreación de un deseo, dicen otras en tono intimista.

Es testigo de su leyenda, expresan las que vienen y van asumiendo un compromiso.

La pequeña dama de cuento habla con su padre literario cuando se han despedido la admiración o el reproche; al cabo, con la misma generosidad filial, habla con su padre artístico. Las conversaciones son privadas y duran lo que permiten las interrupciones cotidianas o el ansia reflexiva de una y los otros.

Ya no embelesa con su canto la pequeña dama de cuento ni a ella seduce esta inmortalidad heredera de aquella a la que renunció por amor. Hace tanto tiempo de eso.

 

La Sirenita de Copenhague.

Edvard Eriksen: Den Lille Havfrue (La pequeña señora del mar, 1913).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s