Todavía no

 

Es un susurro.

La sincera petición de un alma desolada; el consuelo de aferrarse a la última caricia, al penúltimo recuerdo, a la voz que aún preside los sentidos.

 

Atala%201

Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson: La muerte de Atala (1808).

 

No se enajena la voluntad a la resignación; todavía no. Todavía es el cuerpo el que envuelve al cuerpo, aún no es sayo o mortaja ni tierra húmeda o frío de ausencia el envoltorio que cubre la inefable muerte del cuerpo. Circula la sangre, remansada, y el corazón palpita, conmovido, en un cuerpo; los ojos entornados del que sufre, el abrazo celoso del que pierde, un grito inaudible que detiene el tiempo un instante. Uno; un solo instante sin tiempo después al que aferrarse.

La eternidad dura un instante apasionado.

Alumbra la belleza el momento de la despedida; la expresión de la despedida, una serenidad que lo será mientras la tierra espere a cubrir el cuerpo vencido. Mientras dure la luz parece imperturbable la prisa.

La muerte, que ha llegado y ha partido, acepta la demora; ahora otros son sus cometidos.

En un lugar recoleto, penetrado de fronda y tibia claridad, todo ha sido dispuesto para dar sepultura al cuerpo. Pero todavía no, suplica la vida.

 

Atala%202

 

Sólo será un momento, atestigua la experiencia.

Mientras un manto de compasiva luz acompañe la vela.

Un deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s