La invariable realidad

 

Así son las cosas.

    No pueden ser de otra manera cuando la vida y el mundo atraviesan todos los colores del cristal a la vez.

    Surca el cielo en dirección al amor celoso la pléyade de los sentidos al impulso de la rosa de los vientos; cumple sentencia de honor el infortunio causado por un fracaso; pasea su triunfo por la encumbrada avenida del júbilo una alegoría de los dones y las venturas; rinde tributo de amor y vanidad la imagen consumida de propio reflejo; acompañado de fiel escolta y de guarda leal, la confianza plena nutre de savia el galano labrantío; gime, canta, suspira de apasionada aflicción quien de sí no recuerda más destino que el servicio a una desmesura; compite por el lugar privilegiado en la memoria justiciera, arborescente laberinto de razón y sentimiento urdido, un fallo y un acierto, una demanda y una ofrenda; transformados en almas gemelas las dispares tendencias litigando por el favor de una concesión.

    En el jardín de los goces, las famas y los pesares, alternativamente sucedidas las escenas como lo son las del mundo y de la vida.

    Las cosas antes y ahora son así.

 

Poussin

Nicolas Poussin: El reino de Flora, 1631. Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s